miércoles, 18 de junio de 2008

Padres y maestros

Un artículo interesante, dentro de los varios que hay en el sitio, http://www.educared.org.ar/entrepadres/ que merece ser leído:

Hay algo que hace especiales las relaciones entre padres y maestros", comienza diciendo ROBERTO LERNER*, psicólogo y responsable de Espacio de Crianza en Educared Perú, en esta nota que dedica especialmente a este vínculo.A partir de la pregunta "¿cómo lograr un compromiso adecuado de los padres de familia en el proceso educativo (…)?" Lerner presenta diferentes tipos de relaciones que se entablan entre la familia y la escuela, y brinda respuestas y consejos para cada una de las tipologías. Con un mensaje positivo, propone no perder de vista que la relación docentes/ padres, se trata de que todos conozcan mejor al niño y que éste se beneficie de ese enriquecimiento
Puedo reclamar alguna experiencia en el asunto. Sobre todo, por haber estado en casi todos los ángulos y perspectivas desde los que apreciar la situación: hace ya mucho, pero estuve en el lugar del alumno; desde hace varios años soy padre, además profesor en el colegio en el que fui estudiante y psicólogo. Como tal, comprometido con la remediación y la terapia, debo muchas veces circular por las movedizas arenas y contradictorias necesidades, expectativas y realidades de la institución educativa, sus representantes, los maestros, los chicos, los padres y, claro, mis pacientes.
Hay algo que hace especiales las relaciones entre padres y maestros. Por un lado, estamos frente a profesionales, especialistas en el campo de la docencia, la educación, en el que los padres no somos expertos. Por otro lado, estamos frente a empleados de una institución a la que los padres pagamos o mantenemos con nuestros aportes. Finalmente, contrariamente a lo que ocurre cuando estamos frente a médicos, por ejemplo, la educación es un asunto de largo aliento, en el que todos tenemos algo que decir o creemos que podemos saber tanto o más que el resto, cosa que no sucede cuando nuestros hijos tienen apendicitis o se lastiman jugando. Si a lo anterior, añadimos que para algunos adultos, generalmente pertenecientes a niveles socio-económicos medios o altos, la profesión docente no es suficientemente valorada, desembocaremos en una situación en la que malos entendidos, conflictos y desencuentros tienden a ser muy frecuentes.


En resto del artículo lo pueden continuar leyendo en http://www.educared.org.ar/entrepadres/dossier/formatoc.asp?id=2&tra=14

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+