viernes, 23 de enero de 2009

"La necesaria alianza que debe haber entre los padres y el colegio para acompañar a los chicos en el estudio"

Los colegios reciben de los padres la misión de educar, guiar a los hijos en la aproximación a los conocimientos y competencias que la vida y la inserción social les requiere.

A partir del ingreso a la escuela, los chicos deben moverse en una organización que tiene diferencias con el mundo familiar, en el que, si bien hay reglas, predominan los vínculos afectivos y adaptados al tiempo individual. Aún en los colegios de enseñanza más personalizada, tendrán que adaptarse a normas, horarios, reglas de convivencia, diferencias jerárquicas, códigos, permisos y prohibiciones que toda organización tiene.Se les requiere que se vayan incorporando gradualmente a una cultura del trabajo y el esfuerzo sin la cual no podría existir aprendizaje. Esto es válido para todas las edades, ya que cada etapa tiene dificultades y expectativas de logro diferentes.

Afortunadamente, muchos colegios han comprendido la importancia de crear un clima de convivencia y estímulo en que se busca un crecimiento social y afectivo que estimule la seguridad personal. Los chicos tienen hoy, como nunca, posibilidades de enriquecer en la escuela sus posibilidades creativas.Pero, para que el aprendizaje sea posible se necesita tiempo de trabajo, concentración, continuidad en el esfuerzo, horas de estudio… Aquí es donde los colegios necesitan recibir de las familias el apoyo necesario para poder cumplir la tarea que ellos mismos y la sociedad les encomendaron.

Un medio cultural que incita frecuentemente a la transgresión, en el que la permisividad, el facilismo y el “todo ya” son dominantes, en el que abundan los distractores – celulares, chat, juegos electrónicos – y en el que muchos programas que ven los chicos parecen creados para destruir lo que la escuela construye, desgasta demasiado la tarea educativa.En este punto, a los padres les toca una responsabilidad muy seria: actuar como filtro protector que fortalezca al colegio y le permita ejercer su misión educativa valorando sus mensajes y aliándose para crear una contracultura positiva.

Se pueden sugerir algunas acciones:
• elegir con cuidado el colegio que quieren e interiorizarse de sus objetivos para poder sostener con coherencia sus demandas.
• conocer las expectativas de logro de cada etapa.
• enterarse de los problemas que afectan al grupo y participar junto a otros padres en la búsqueda de soluciones.
• mantenerse en diálogo con directivos y profesores.
• seguir el proceso de aprendizaje de cada chico, procurar que dediquen tiempo real a sus tareas, interesarse en los contenidos estudiados y aportar apoyo de experiencia, material que enriquezca el trabajo, etc.

Pero lo que más va a actuar sobre sus hijos va a ser la percepción de que a sus padres les interesa lo que se enseña en el colegio, lo valoran y apoyan a los que toman decisiones.



Lic. Marta May
Fundación Proyecto Padres

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+