jueves, 1 de octubre de 2009

Familia y fracaso escolar

Voy a publicar un artículo de La Voz digital de Jerez (España), que hace mención a la importancia de lo que sucede en la familia, a la hora del rendimiento escolar. Cabe destacar que desde este blog se subraya la incidencia de los hábitos familiares, que nada tiene que ver con la cuestión biológica o de ADN.

A riesgo de convertir esta columna en un monográfico sobre los problemas de la educación quisiera comentarles un reciente y muy interesante estudio sobre el papel de la familia en el éxito o fracaso escolar de sus hijos (Informe de la Inclusión Social en España 2009, Caixa Catalunya). Lo reseño por su aportación al actual debate educativo en un momento en que parece haber alguna posibilidad de que Gobierno y oposición se sienten en busca de un pacto deseable. Además, porque coincide con las conclusiones del Estudio Éxito y fracaso escolar en Secundaria realizado en Puerto Real en 2001 por quien esto escribe.

El Informe recuerda algo que por sabido se olvida: que la discriminación social en forma de desigualdad frente a las oportunidades educativas y, por tanto, laborales, se incuba en la escuela; pero la causa está en la diferencia de capital cultural de las familias, medida por el nivel educativo de los padres y sobre todo de la madre. El riesgo de fracaso escolar es diez veces superior para hijos de padres con estudios básicos que para los de universitarios. Es así porque estos últimos suelen escolarizar más temprano a sus hijos, les motivan más hacia los estudios y ponen a su disposición en casa muchos más recursos culturales y educativos (Internet, enciclopedias, libros de lectura, música, periódicos, etc.), aparte de su propio ejemplo.

Así que, tanto el fracaso escolar como el resultado de las pruebas PISA (25 puntos más en Matemáticas y Lectura de los hijos de universitaria), está más en función del nivel educativo de la población que de la cantidad y calidad de los colegios. La proporción de jóvenes de 18-24 años que no tienen titulación secundaria post-obligatoria es once veces mayor para hogares de madres con estudios primarios. Sería bueno tenerlo en cuenta para no cargar como se hace sobre la LOE, el profesorado o el alumnado. Volvemos una vez más a la familia para comprobar que el fracaso se dispara con las familias monoparentales o aumenta en familias inmigrantes (o minorías con problemas de integración social o económica). Hay también variables como la implicación de los padres en la comunidad escolar, que resulta decisiva en la lucha contra el fracaso y abandono escolar.

Pero lo fundamental es el nivel educativo de los padres, en lo que estamos en desventaja con los países de nuestro entorno. El nivel educativo tiene mucho que ver con el nivel de renta de un territorio, con lo que los resultados PISA o los porcentajes de fracaso dibujan el mapa de Autonomías pobres y ricas con alguna excepción explicable. Esto se convertirá a medio plazo en una ventaja dado el mayor porcentaje comparativo de estudiantes universitarios en la España actual.

Mientras tanto hay que tratar de compensar la escasa herencia cultural de los desfavorecidos con más recursos de apoyo para estos alumnos, dispersándolos en centros tanto menores como menor sea el nivel educativo del barrio, abiertos todo el día, con amplia cobertura de actividades extraescolares, acceso gratuito a ordenadores y libros de lectura y, sobre todo, becas para continuar estudios como las ofertadas por la Junta de Andalucía. No olvidar que la probabilidad de ejercer una profesión con titulación superior es casi un 50% menor para hijos de padres con estudios primarios que universitarios. En terrenos como éste se marcan las diferencias entre gobiernos de izquierdas y de derechas

Autor
26.09.2009 -
MANUEL VERA BORJA
Fuente
http://www.lavozdigital.es/jerez/prensa/20090926/opinion/familia-fracaso-escolar-20090926.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+