miércoles, 13 de junio de 2012

Consejos para hacer que los niños disfruten de la lectura

Los hábitos de lectura están muy relacionados con la comprensión lectora, esta con el rendimiento escolar, y se afianzan los hábitos.  ¿Qué hacer para entrar en ese círculo? Las siguientes son consejos que pueden ser útiles.







Si los niños disfrutan de la lectura se les procura un desarrollo óptimo y un crecimiento repleto de ventajas y de avances de gran calidad en lo referente a su potencial, lo cierto es que para muchos es algo difícil acostumbrarse a leer a diario y les cuesta realmente tomarlo como algo digno de hacer ya que les puede provocar grandes satisfacciones y diversión, lo que hay que conseguir es que no lo relacionen a un momento aburrido sino por el contrario, a un momento realmente divertido.

Los padres pueden hacer mucho para conseguir que los niños lean más, por ejemplo, crear toda una entretenida rutina en base a los cuentos e historias que se le vayan presentando a los pequeños, un método infalible es el de dar vida a los personajes consiguiendo que los pequeños interactúen con ellos y los reconozcan, para eso es necesario convertir el cuento en un proceso sonoro, representar los efectos de sonido que vayamos leyendo, por ejemplo ruido de lluvia si el cuento nos dice que hay tormenta, el canto de los pájaros en una mañana soleada o el ruido de una puerta que se cierra y claro, brindarle a cada personaje una voz diferente.

Divertirse con todo el libro llevándolo a casi una puesta en escena es sumamente gratificante para todos los que participen, el segundo paso es darle mayor forma a esos personajes y poner manos a la obra haciendo uso de unos cuantos elementos, se necesita papel, colores y crayones, pintura o papeles de colores y pegamentos, con todo ello los niños podrán dibujar, pintar o armar sus personajes tal y como ellos los imaginan en esos momentos de la historia en donde se hayan sentido más atraídos.

Una vez que el cuento se haya terminado y que los dibujos y las obras de los niños ya se hayan expuesto (lo mejor es colgar un cordel en la sala y sujetarlos con los broches de la ropa, allí pueden permanecer un par de horas, los niños se sentirán muy felices y respetados) lo mejor que queda por hacer es abrir el debate y comenzar a comentar con ellos los diferentes momentos de la historia, hablar de cómo es que se portaron los personajes preguntando a los pequeños si ellos harían lo mismo o qué hubieran hecho en cambio, o mucho mejor, pedirles que inventen un nuevo final para la historia. Con situaciones simples es muy sencillo conseguir que los niños hagan poner a trabajar su imaginación con los grandes beneficios que eso representa.



Autora
Mariana Romero
Fuente
Pequelia.es


Publicaciones recomendadas

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+